lunes, 16 de mayo de 2011

Ácidos orgánicos y ácidos grasos del noni

Entre los ácidos del zumo de noni se encuentran algunos ácidos grasos importantes para el metabolismo de nuestro organismo.

El ácido acético es el ácido básico para la formación de los ácidos grasos en el proceso llamado lipogénesis.

El ácido linoléico es el único ácido graso esencial (no puede ser fabricado por nuestro organismo a partir de la dieta). El zumo de noni contiene ácido linoléico. Este ácido graso se usa en diversas funciones importantes de nuestro cuerpo:
  • Refuerza las paredes de los capilares y las membranas celulares reforzando la firmeza de la piel. La deficiencia de ácido linoleico conduce a la rotura de la integridad epitelial característica en eccemas y lesiones de piel.
  • Se combina con el colesterol para formar compuestos importantes
  • Ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre así como hacen otros ácidos grasos no saturados.
  • Es el principal precursor de compuestos esenciales entre los que se incluyen las prostaglandinas. Éstos y otros compuestos vitales son necesarios para regular importantes funciones corporales (62).

    El ácido caprílico es una de las sustancias que le da el olor de queso viejo al zumo de noni. A pesar de su olor, este ácido graso exhibe propiedades inhibitorias de hongos y levaduras que crecen en el cuerpo humano (como la cándida). Las toxinas de estos organismos pueden debilitar nuestro cuerpo permitiendo a otros establecerse. La acción del ácido caprílico es muy valiosa para prevenirlo. En el zumo de noni, esta acción antibacteriana es sinérgica entre muchos de sus compuestos.

    Otros ácidos grasos y el ácido butírico combaten el exceso de sequedad y la aspereza de la piel y del cabello. En la mayoría de los casos la salud de ambos se basa simplemente en incrementar el colágeno, un componente del tejido conectivo, y restaurar los nutrientes que necesitan.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada